martes, 9 de septiembre de 2008

Propiedades de la materia

Una propiedad de la materia es una característica, una cualidad de la sustancia. Algunas de estas características, pueden ser apreciadas por los sentidos, por ejemplo el color, la dureza, el peso, el volumen, la impenetrabilidad, etc. Muchas veces, estas características pueden ser confusas, porque no son exclusivas de una única sustancia, en consecuencia, es más seguro recurrir a otras propiedades que deben ser establecidas a través de mediciones experimentales, como por ejemplo, el punto de fusión, el punto de ebullición y la densidad. Estas medidas, en las mismas condiciones, tienen valores constantes para una misma sustancia y difieren para otra, aunque sea parecida.
Todas las propiedades medibles de la materia pertenecen a una de 2 categorías:
a) Propiedades extensivas: Son aquellas que varían con la cantidad de materia considerada. Por ejemplo, una bolita de vidrio pesa 5 gramos; una bolita más grande del mismo vidrio pesará más de 5 gramos. Luego, el peso al variar con la cantidad de materia considerada (tamaño de las bolitas), es una propiedad extensiva.
b) Propiedades intensivas o específicas: Son aquellas que no varían con la cantidad de materia considerada. Por ejemplo, cuando el agua pura hierve, la temperatura de sus vapores, a presión normal, es de 100º C cualquiera sea la cantidad de agua que se haga hervir.

Entre las propiedades intensivas, tenemos:


  • Densidad: es la relación entre la masa y el volumen en condiciones de presión y temperatura determinadas.

  • Punto de ebullición: es la temperatura en la cual coexisten en equilibrio el estado líquido y el gaseoso.

  • Punto de fusión: es la temperatura en la cual coexisten en equilibrio el estado sólido y el líquido. Al igual que el punto de ebullición, el de fusión depende de la presión externa.

  • Dureza: propiedad que sólo presentan los sólidos, es la resistencia de un cuerpo a ser rayado.

Observa atentamente estos ejemplos: